IBIZA, ESPÍRITU CAMPESTRE

Raúl Boluda – Jul 2019

En el Boutique Hotel Cas Gasi encontrarás tu refugio rural de lujo.

Entre la exhuberante vegetación mediterránea, rodeado por imponentes jardines y tierras de labranza, se sitúa el lujoso Boutique Hotel Cas Gasi de Ibiza. CUatro hectáreas de terreno envuelven un suntuoso palacio payés del siglo XIX completamente restaurado y convertido hoy en día en un tesoro donde poder disfrutar de una estancia de ensueño.

Este pequeño paraíso nace de lo que antiguamente fue una casa familiar que ha ido configurando una identidad propia de la mano de su propietaria, Maga von Korff junto con Luis Trigueros, creadores de este encantador escondite. Asimismo, son varios elementos los que intervienen en la composición de la esencia de este idílico refugio ibicenco. Por una parte, el lujo, sofisticado e informal, que se manifiesta en cada rincón de la propiedad a través de todos sus detalles. Los muebles de sus suites gozan de personalidad propia debido a su rigurosa selección, conviviendo con objetos artesanos propios de la isla.

Por otro lado, su producción local de productos orgánicos mima el paladar de los huéspedes al ofrecer una gran variedad de frutas y verduras cultivadas en su huerta orgánica así como un aceite de oliva ecológico fruto de la cosecha de sus aceitunas y prensada en frío en exclusiva para Cas Gasi Ibiza. Para continuar, el hotel se califica como sostenible, ya que la gestión del agua de la propiedad se trabaja con filtros de arena y los colectores solares son los encargados de suministrar toda el agua caliente y la calefacción interior.

Respetando la tradicional arquitectura ibicenca, el Boutique Hotel Cas Gasi fue restaurado en un principio para ser un hogar familiar. Con el paso de los años, sus dueños decidieron abrir las puertas al público y compartir sus pintorescos rincones: amplios espacios y techos de vigas de sabina se combinan con grandes porches y terrazas.

Con este conjuntos de características se constituye así este sublime refugio privado y discreto que acoge 17 habitaciones y suites dotadas del más puro estilo ibicenco. En ellas, se pueden apreciar vigas de madera de sabina, suelos de terracota y paredes gruesas tan características de la esencia isleña. La fusión de elementos modernos elegidos minuciosamente por su propietaria, pulsión creativa del hotel, conecta a su vez con la estética más tradicional, dejando entrever una decoración híbrida que aporta ese sello distintivo personal que hace de Cas Gasi un paradero tan especial. También, el hotel cuenta con una variada biblioteca que ofrece una selecta colección de libros, tanto de arte como de lectura, y en su exterior, una apetecible piscina rodeada de una extensión de terreno con olivos mediterráneos, naranjos y almendros. Y es que motivos no faltan para ser partícipes d esta experiencia mágica en la isla balear.

A corta distancia del centro, el alojamiento permite conocer la otra identidad de la isla; sus magníficas vistas al campo que transportan a la paz absoluta.

Pulsa aquí para añadir un texto